Seguidores

Hope knocks at my door.

Y es que un beso lo cambió todo. Cambió mi felicidad, mi sonrisa y mi mirada.
Te miro, te beso, te recorro el cuello de forma inminente, sin miedo, sin temor, sin anhelo pero si  con deseo, con dulzura, con felicidad, con ternura y satisfacción
Te miro y me observas con esos ojos color miel, profundos, tiernos,dulces y cariñosos; además de picaros, juguetones e imponentes.

Mi suerte ha cambiado, ya no noto tu inseguridad, ahora te siento más segura que nunca, no reniegas, no me conformo. Te busco con la boca y me dejas acercarme.
Me rodeas con tus brazos, te rodeo con los míos. Somos una. Me siento importante bajo la mirada de tanta crítica, me siento feliz y segura; siento como mi corazón sigue latiendo igual de rápido cada vez que estás cerca, cada vez que te acercas,siento como mi estómago se contrae y se hace mínisculo cuando te observo, noto como se me traba la lengua cuando intento hablar contigo debido a las mil mariposas que amenazan con salir disparadas desde la boca de mi estómago atraves de la traquea y por mi boca.

Quiero poder hacerte feliz como he deseado cada día y cada noche durante este medio año. Quiero poder levantarme pensando que estoy mejor despierta que dormida. Quiero poder dormirme cada noche con el recuerdo de tus besos tibios sobre mis labios.Necesito una cosa y esa eres tú.

No le pongamos etiquetas, no lo llamemos por su nombre, no le contemos cuentos a los de al lado, solo déjame hacerte feliz entre mis brazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada