Seguidores

A cozy afternoon

Y puede que sean tus labios que hacen que sueñe contigo todas las noches y te desee todo el día, pero también puede que sea tu encanto, tu forma de tratarme o de hablarme la que hace que no te saque de mi cabeza en ningún momento del día.

Y ya vale de medir palabras, acciones o miradas por que hemos llegado a un punto donde la respuesta no va a cambiar y el resultado tampoco así que quiero disfrutar de momentos particulares, momentos de infinitas sonrisas y mariposas en el estomago.

Se pasan las horas como minutos y los minutos como segundos y ya es hora de volver a tu agujero durante unas horas, desconectar y sentir la sonrisa plasmada en tu cara de forma permanente. Pero todavía te quedan unos minutos antes de desconectar y las sonrisas siguen, las mariposas intentan alzar el vuelo batiendo sus alas pero están enjauladas en tu estomago por lo que solo pueden hacerte sentir ese cosquilleo tan profundo...Tu felicidad está en el punto de mira, solo eres capaz de mirarla, de oírla hablar, de sentirla ahí, presente y dispuesta a pasar tiempo contigo.

De camino a tu agujero te fijas en el cielo, en las estrellas y comprendes lo inmenso que es el mundo y lo insignificante que lo ves en estos breves instantes. Te das cuenta de que el ser humano contempla el cielo con esperanzas de que el mundo se haga más pequeño, más fácil de comer pero no se dan cuenta de que la inmensidad del cielo es efímera comparada con pequeñas cosas que hay en la tierra, sobre nuestro sistema.


Queda mucho por sentir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada