Seguidores

Don't understand

Y es en esos momentos, después de una comida, de un día de helada, de unos momentos en tensión es cuando te das cuenta de que a veces tienes que ser más fuerte que la propia gravedad. Ya que rechinar los dientes solo te va a perjudicar a ti, que llorar y sentir un nudo en el estomago no le importa a nadie más que a ti, por lo que sigues adelante: apoyas a quien te toque apoyar en ese momento, disfrutas de la compañía de quien ha estado a tu lado en los peores momentos y le das nuevas, y no ultimas, oportunidades a quienes no lo han echo.

Puedes tener ganas de pegarle a una farola, de congelarte bajo la fría lluvia que cae a tu lado o quedarte en un mudo silencio para no hacer ninguna de las dos cosas pero siempre te toca intervenir, siempre esperan que digas algo, aunque tus palabras quizá sean más medidas de lo normal pero aún así lo haces, le das cuatro palabras de apoyo intentando sonar tranquila pero en tu interior te quema tanto que no eres capaz de expresarlo, por que describe una situación parecida, sentimientos comparables, dolores iguales...

El día acaba y vuelves a tu casa, te sientas a escribir esperando que pase el tiempo para poder volver a otra dimensión, a un mundo donde la imaginación no tiene limites, donde puedes expresar como te sientes con 8 tiempos, una canción y unos pasos.

por muy difícil que sea todo, hay que sobrevivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada